Gafas graduadas

En un tiempo en que las gafas graduadas eran grandes, pesadas, incómodas y muy poco favorecedoras, nadie se planteaba utilizar gafas si no las necesitaba para ver. No obstante, hoy en día, con la enorme variedad de materiales que tenemos a nuestra disposición (metal, titanio, sin montura,…), las opciones estéticas son prácticamente ilimitadas. Nunca la incomodidad de determinada prenda ha sido determinante en su adopción como moda o no pero en el caso de las gafas ya no necesitamos elegir entre comodidad y moda, porque ámbas son perfectamente compatibles.

Las gafas aportan un toque intelectual o complementan determinados estilos urbanos con un aire diferente. Muchos diseñadores de moda han empezado a utilizarlas incluso en la pasarela y esto termina notándose a pie de calle.

Un ejemplo muy claro de esto son las gafas de pasta. Las gafas de pasta se han convertido casi en un icono cultural de un determinado estilo de vida. La gafa de pasta está muy conectada con la figura del intelectual, diseñador o artista con un estilo de vida urbano y moderno.

Recientemente se está viendo el uso de gafas como tendencia de moda. Las gafas se han convertido en un complemento estético más.

Para ello, tenemos una amplia gama de marcas, como son:

Armand Basi, Calvin Klein, Cristhian Dior, Fendi, Miu Miu, Mercedes, Guy Laroche, Nike, Koali, Donna Karan, Pedro Del Hierro, Oga, Vogue, Adolfo Domínguez, Agatha Ruiz de la Prada, Silhouette, Lois, Bikkemberg, Tous…y muchas más…